Hoy me quiero felicitar a mí misma por seguir publicando en el blog de forma regular, y de paso ya os quiero hablar de una tienda muy chula, Vivoroom, en la que además ya se pueden comprar productos Koko-Soko.

De momento las tres secciones que tendrá son Cosmética Natural, Joyería Handmade y Cerámica Artesana, que se pueden adquirir a través de su página web www.vivoroom.com. Además, también dispone de un Showroom en Talavera de la Reina, que aleja esta marca del comercio tradicional, pues huye de la idea de tienda como lugar-escaparate donde se pueden ver y comprar productos para proporcionar una experiencia única en la que los clientes se encuentren cómodos y se sientan especiales.

Los conceptos en los que se ha centrado Vanessa para construir Vivoroom son los de alta calidad, amor a lo artesanal, fabricación sostenible y responsabilidad social. Habría que destacar la faceta más social de esta iniciativa, ya que destina el 5% de sus beneficios a proyectos sociales.

 

Hablar de Vivoroom es hablar de Vanessa, y esta es su historia:

Vanessa nació hace 34 años en Talavera de la Reina en plenas ferias. Minuciosa y exigente, mima hasta el último detalle desde la elección de sus proveedores (a los que pide compromiso social, uso de materiales de calidad y respeto por los derechos humanos) hasta la preparación de sus envíos.

 

“Fui una niña sensible y con un concepto de la ética y la responsabilidad muy desarrollado. Mi amor por la belleza y la armonía siempre fue una constante. Aprendí rápido que dejarse llevar por las modas era perder el control de mi personalidad y mi intuición, por lo que muy pronto me dejaron de interesar las tendencias y abrazar la autenticidad.”

“El ser sensible es un DON siempre que sea bien orientado. Pero, si no lo comprendes, como me pasó a mí, en su momento puede convertirse en el peor de los compañeros, te lo aseguro. Los problemas en la piel fueron constantes: eccemas, psoriasis, picores, descamaciones, etc. En aquellos tiempos los médicos no hacían el menor caso a estas afecciones (ahora entiendo que fue por desconocimiento) y no me recetaban nada para solucionarlos, así que según mi estado emocional así andaba mi piel.”

“No fue hasta que nació mi hijo, y su piel atópica, que me preocupé por conocer un poco más los entresijos de la cosmética natural y su formulación; de hecho hice “potingues” caseros a medida de mi hijo y mía que luego extendí a toda mi familia. Después realicé un curso de aromaterapia y su aplicación a la salud, donde conocí a Isabel Guerrero (gran persona y una empresaria zaragozana de bandera) que me habló de Koko- Soko por primera vez”.

Este bagaje personal es el que le hizo empezar un blog de difusión de cosmética natural, buscar formación específica en esta área, hacerse ella misma sus propios productos caseros y, a fin de cuentas, encontrar una de las grandes pasiones de su vida.

Poco a poco este interés ha ido evolucionando hacia un negocio enfocado a la venta de productos relacionados con la belleza y su inspiración. Gracias a su preparación en materia empresarial y de responsabilidad social corporativa (estudios oficiales en Empresariales, Máster incluido, además de toda la experiencia adquirida trabajando para otros), a sus conocimientos en cosmética natural y aromaterapia, a un suegro que se dedica a la joyería artesanal y a que vive en la “Ciudad de la Cerámica”, surgió este espacio vivo donde la búsqueda de la belleza es la constante.

Pin It on Pinterest

Share This