Mucha gente piensa que el día de la madre nació como estrategia comercial para aumentar ventas, así que habrá quien se sorprenda al averiguar que nos podemos remontar hasta la antigüedad al hablar de este tema.

Además, todos sabemos que el día de la madre es el primer domingo de mayo, pero ¿sabías que no siempre se ha celebrado este día?

Encontramos muestras del culto a la madre ya en el antiguo Egipto, donde se rendía homenaje a la diosa Isis, nombrada como la Gran diosa madre, Fuerza fecundadora de la naturaleza o Diosa de la maternidad y del nacimiento. Del mismo modo en la Grecia antigua tenemos las festividades en honor a Rea, madre de Zeus, Poseidón y Hades y en Roma las celebradas en honor de Cibeles a la que se le realizaban ofrendas durante los tres días de duración.

Con la llegada del cristianismo, se instauró el 8 de diciembre como el día de la Inmaculada Concepción en el que se honraba a la Virgen María, y por extensión a todas las madres. En España se celebró en esta fecha hasta el año 1965.

El antecedente más similar al actual día de la madre lo encontramos en Inglaterra en el siglo XVII. El cuarto domingo de Cuaresma (denominado Domingo de la Madre), se concedía a los siervos el día libre para que pudieran volver a sus hogares a ver a sus familias y celebrar colectivamente esta fecha.

Aunque algunos colonos ingleses en América trataron de conservar la tradición del Domingo de la Madre, las nuevas condiciones en este país hicieron que la tradición decayera. Así pues, la primera celebración pública del día de la madre en Estados Unidos no se realizó hasta 1872, por iniciativa de la escritora Julia Ward Howe (creadora del Himno a la república y escritora de la Proclama del Día de la Madre, un apasionado llamamiento a la paz y al desarme). Organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa en Boston, invitando a todas las madres de familia que habían perdido hijos en la guerra.

Tras varias de estas reuniones organizadas por Ward Howe, este día de homenaje a las madres se fue apagando y volvió a caer en el olvido hasta 1908, cuando Anna Jarvis, un ama de casa, a raíz de la perdida de su madre, comenzó una campaña a escala nacional para establecer un día oficial dedicado a las madres, que culmino en 1914 con la declaración oficial del día de la madre como fiesta nacional.

Es el caso de España, donde ya hemos dicho que se celebraba el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, influenciado por la fecha oficial de Estados Unidos y al coincidir que mayo es el mes mariano, se optó por cambiar la fecha a mayo también y separar las conmemoraciones.

Esto ocurrió en muchos otros países, pero no en todos (en Irlanda y Reino Unido se sigue celebrando el cuarto domingo de cuaresma, en muchos países de Europa del este el 8 de marzo, en Panamá siguen celebrándolo el 8 de diciembre, etc). Pero lo cierto es que independientemente de en qué fecha tenga lugar, todos tienen en común que hay un día en el que se celebra la figura de la madre, no tan solo como una estrategia comercial sino quizá también como un atávico recuerdo de aquellos cultos  a la vieja Madre Tierra.

En todo caso, es un día a celebrar y las madres se lo merecen todo. Hazle un dibujico, cómprale unas flores o ¡estírate un poco! y regálale  un detalle de Koko-Soko:


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This